miércoles, 25 de enero de 2017

EL SILENCIO...




 


 Mi boca no emite sonido.
Sólo mi yo interno grita.
Tus besos se diluyen en mi cuerpo.
Alimentando de lujuria cada poro que se excita.

Esas manos saben muy bien enloquecerme.
Es tu boca hambrienta la que me estimula.
Son mis gritos mudos los que te enamoran.
Es mi sexo que se enerva con tu solo encuentro.

Tú delineas mi presencia en el breve impulso de tu arrebato.
Yo trasciendo de amor a mi gusto.
Nadie habla, todo es silencio.
Son dos almas encontradas en un buen momento.

Esa lágrima que moja tu mejilla.
Es la respuesta a lo que siento.
No te preocupes mi amor.
Es un bautizo que te hace mi yo en el momento.





Carmen Pacheco
@Erotismo10
25 de enero de 2017