martes, 14 de noviembre de 2017

OH, POBRE DE TI...






Oh! Pobre de aquellos, que lloran un amor que no muere

Pobre de aquellos, que se empecinan en ir contra toda cordura

Pobre de aquellos, que vagan silentes por el camino de lo correcto

Pobre de aquellos, que mantienen un manantial de angustias
como el cuento de nunca acabar.

Pobre de aquellos, que aman en silencio

Pobre de aquel, que confía en el tiempo

Pobre de aquel, que espera lo imposible

Pobre de aquel, que fue herido de amor 
En lo más profundo de él.

Oh! Pobre de aquel, que percibe el aroma
de esa alma sin importar dónde está.

Oh! pobre de Ti...







Carmen Pacheco
14 de noviembre de 2017


domingo, 29 de octubre de 2017

APRESURANDO EL TIEMPO…



Vuela tiempo vuela
Llévate mis cuitas bien lejos
Serpentea cual dragón henchido
Lanzando luces de vida al aire

Vuela tiempo vuela
No repares en mi dolor
Que me han dicho que tú lo curas todo
Y es por eso que no le pongo atención.

Vuela tiempo vuela
Que en tu lomo llevas mi aliento
Aferrado a tus crines
Mientras me llega su pensamiento

Vuela tiempo vuela
Que sólo la esperanza persiste
Para olvidar aquel amor
Que no sabe que existes

Vuela tiempo vuela
Y muéstrame tus sorpresas
Dime que volveré amar
¿No ves que estoy triste?

Vuela tiempo vuela
Que en tu volar retorne mi alegría
Es el tesoro de mi alma
Es mi ilusión y algarabía.

¡Vuela tiempo…Por favor vuela!




Carmen Pacheco
@Erotismo10
29 de octubre del 2017



lunes, 23 de octubre de 2017

You were a vision of love...





It was a sunny afternoon. They had forecast winds and cloudy skies. The sun ignored the predictions and kept the atmosphere warm and bright.

I was walking along the boulevard of San Marino, when I saw a woman who moving at her pace. Her skirt, soft like a butterfly's wing, clung to her hips, revealing rounded buttocks, which, at the strong wobble of her hips, performed a dance like drums in the jungle. It was a delight the sight that was offered at the time but I had to cross to another corner to go to the meeting place with friends. Suddenly, a strong breeze hit the folds of her skirt and it began to flutter madly, like a flag flying. You had some boxes in your hands and you did not know what to do at the moment. The scene had become a magical and sexual experience. I could see your delicate panties that matched your blouse. They were of a black lace, very delicate, that framed exquisitely the roundness of your jewel.

You were still undecided, if you dropped the boxes or grabbed your skirt. You turned around on the spot and in that way I noticed your legs turned and delicate skin, which I thought of as an Amazon. Strong and outlined. He was certain they would take a beating from this spirited steed.

At last you decided to release the boxes and with the face red for the pain of knowing you observed to you covered your legs. In that moment I loved you.

I thought-what a pity, I would have liked to keep watching you fight the wind-when suddenly a breath of hot air was let slip between your legs and immediately, with the face decomposed delirium, gave way to the feeling that this air left you . It was as if a mouth had risen to your mountain ranges and made your whole being gleaned with pleasure. Since your hands touched those exquisite breasts like pigeons that wish to fly and without remembering where you were, you delighted in the soft and warm sensation that gave you that flash of breeze. I had been perplexed by the scene before me. He could not believe what he was sharing at the time. My hunger for man rose like a rooster in full dawn. I wanted to hug you and kiss those fleshy lips, which were in the middle of the street giving the first one that caught them. Woman i wanted to make you mine. But it all happened as fast as it started and you grabbed your boxes and kept walking as if nothing had happened. While I, behind you, I was dying to have you. You never knew my anguish, my sorrow. Only if you read these words, will you identify with them.

I ran to my house went to the bathroom  with your image in my mind. I gave free rein to my desires and for a moment y had you whole for me. Your skirt I made mine. From your breasts sprouted lilies and carnations. Greater was my feeling, when I gave vent to my fantasy and tried that honey that ran between your legs. It was a delight that I lived, until I realized that you will never know what your skirt and the wind did with this desire to make you mine.



Carmen Pacheco
lasculpasylamuertedelamorii@hotmail.com
@ Eroticism10

October 23, 2017

AYER TE HICE MÍA...






Era una tarde soleada. Habían pronosticado vientos con cielos nublados. El sol no hizo caso de las predicciones y de igual manera mantenía el ambiente cálido e iluminado.

Caminaba por el boulevard de San Mariño, cuando vi a una mujer que se tongoneaba al son de su propio ritmo. Su falda, suave cual ala de mariposa se pegaba a sus cadera dejando ver unas redondeadas nalgas, que al meneo fuerte de su vaivén, hacían una danza cual tambores en plena jungla, ¡tras, tras, tras, tras! Era una delicia la vista que se me ofrecía en ese momento pero tenía que cruzar hacia otra esquina para dirigirme al lugar de encuentro con unos amigos. De repente, un fuerte ventarrón azotó los pliegues de su falda y ésta comenzó a ondear locamente, cual bandera al viento. Llevabas unas cajas en tus manos y no supiste qué hacer en el momento. La escena se había convertido en una experiencia mágica y sexual. Pude ver tus delicadas bragas que hacían juego con tu blusa. Eran de un encaje negro, muy fino, que enmarcaban exquisitamente la redondez de tu joya.

Seguías indecisa, si soltar las cajas o agarrarte la falda. Dabas vueltas en el sitio y de esa forma reparé en tus piernas torneadas y de delicada piel, que se me antojaron como las de una amazona, fuertes y delineadas. Estaba seguro que aguantarían una embestida de este brioso corcel.

Al fin decidiste soltar las cajas y con el rostro cual grana por la pena de saberte observada agarraste la inquieta pieza y pusiste tus manos alrededor de tus piernas. En ese momento te amé.

Pensé –Qué lástima, me hubiese gustado seguir viéndote pelear contra el viento- cuando de repente una bocanada de aire caliente pasó atropelladamente al raz del piso dejándose colar por entre tus piernas e inmediatamente, con la cara descompuesta de delirio, diste paso a la sensación que éste aire te dejaba. Fue como si una boca hubiese subido a tus cordilleras e hiciera que todo tu ser se espigara de placer. Ya tus manos tocaban esos senos exquisitos cual palomas que desean volar, y sin recordar dónde estabas, te deleitaste con la suave y cálida sensación que te otorgó ese fogonazo de brisa. Yo, había quedado perplejo con la escena que tenía frente a mí. No daba crédito de lo que era partícipe en ese momento. Mis ganas de hombre se elevaron cual gallo en pleno amanecer. Quería abrazarte y besar esos labios carnosos, que estaban en medio de la calle obsequiándose al primero que los atrapara. ¡Mujer que ganas tenía de hacerte mía! Pero todo pasó tan rápido como empezó. Agarraste tus cajas y seguiste caminando como si no hubiese pasado nada. Mientras yo, tras de ti, me moría de deseos por tenerte. Jamás supiste de mi angustia, de mi pena. Sólo si llegases a leer estas letras, te identificarías con ellas.

Corrí a mi casa y sin saludar entre al baño, con tu imagen en mi mente. Di rienda suelta a mis deseos y por un momento te tuve de pie a cabeza. Tu falda la hice mía. De de tus senos brotaron lirios y claveles.  Mayor fue mi sentir, cuando caí preso de mis fantasías y deseos, los cuales me llevaron a probar esa miel dorada que corría por entre tus piernas. Fue una delicia lo que viví, hasta que comprendí que tú no sabrás lo que hicieron tu falda y el viento con estas ganas de hacerte mía.


Carmen Pacheco
@Erotismo10
23 de octubre de 2017



viernes, 13 de octubre de 2017

EL MALÉFICO JUEGO DEL DESTINO...







Qué haces deslizándote por entre mis vocales
Profanando mis angustias y mis placeres
Dejando entrever que sí me gusta
Permitiéndole al aire desnudar mis atardeceres.

Caminas sobre cada nota y sin importarte
Si es negra o blanca, manoseas mis delirios con tu pluma
Humedeces con tu tinta mis cavidades
Escribiendo mis secretos a la luz pública.

En cada letra y en cada coma se advierte que lo quiero
Mi papel está blanco cuál sábana virgen
Que se estremece al ver cómo dejas esparcida
La muestra de mi inocencia.

Qué es lo que esperabas con este necio encuentro
Ya lo tenía apaciguado, no muerto pero si tranquilo
Y vienes tú con esa forma tan exquisita de inventar la vida
Y me colocas su boca a un espacio de un beso y su mano
Al instante de una caricia.

Oh! majadero hacedor de sueños
Es que no te das cuenta que no es posible
Qué te dio por reunirnos
Qué pensaste al hacerlo
Sólo un loco como tú es capaz de semejante travesura
Solamente tú tendrías que entender esta deliciosa locura.

Ahora qué hago con mis ganas
Cómo le explico a mi corazón que no debe latir a otro ritmo
Que fueron jugarretas de alguien que no pensó
O quizás fue de alguien que lo deseó.

Oh! destino perverso es que no encuentras oficio en tus días
Qué levantas tu mano y con un movimiento agitas,
Sin pensarlo, su alma y la mía
Acercándonos de tal forma que volvemos a la agonía.

De todas maneras Gracias, gracias por tus majaderías
La vida vibró, en un segundo, por entre mis ramas secas.
Y un capullo lleno de colores emergió de mi interior
Dejando muy claro que no estoy muerta, sino
En un letargo de amor.

Volveré a cerrar ese episodio
La cordura la traeré a empujones
Y seguiré en la espera de un nuevo amanecer
Y de nuevas sensaciones.

Sólo te pido que te comportes
Y que dejes tranquilo lo que así debe estar
Yo con mis danzas entre el negro y el blanco
Y a él… con lo que es de él.






Carmen Pacheco
@Erotismo10
13 de octubre de 2017




martes, 10 de octubre de 2017

SÓLO ELLA LO SABÍA...





Nadie entendía del porqué sonreía sentada frente al mar.
Sus ojos se iluminaban sin razón aparente. Su boca esbozaba una suave sonrisa, haciendo que su rostro se irradiara.

Nadie entendía del porqué de repente volteaba en medio de la calle. Era como si presintiera algo o percibiera a alguien.

Los que la conocían no sabían interpretar su comportamiento. Jamás dijeron que estuviera loca pero si extraña.


El batir de la brisa entre las ramas
La sonrisa de un niño
El beso de unos enamorados
Le hacía cambiar la palabra en su rostro.


Nadie entendió del porqué caminaba con las manos agarradas tarareando una suave melodía, que sólo ella conocía. Sus pies golpeaban la piedra que se atravesaba. Su cabello volaba al viento.

No, no estaba loca. Solo que, llevaba dentro de ella un olor a rosas, unos besos largos y unos ojos inquietos.

Era la vida misma la que rondaba el ocaso de sus años.



Carmen Pacheco
@Erotismo10
10 de octubre de 2017

lunes, 9 de octubre de 2017

EL ASOMBRO DE MI RESPUESTA...





Si alguien me preguntase si tuve amores
Le contestaré que muchos
Pero al hacer un inventario
Sólo hubo uno que logró llegar
A las profundidades de mi alma.


Si alguien me preguntara si me amaron
Le diré que varios lo hicieron
Pero que al forjar el repertorio
Sólo uno lo sentí verdadero.


Si alguien me pregunta si llegué amar
Le diré que posiblemente a varios
Pero hoy revisando la retahíla de nombres
Veo que me equivoqué
Sólo se ama cuando tu alma la tocan
Y eso fue sólo una vez.







Carmen Pacheco
@Erotismo10
9 de octubre de 2017