sábado, 15 de julio de 2017

UNA MAÑANA ERÓTICA EN LA VIDA DE CRISTINA....








Era un día como otro cualquiera. Cristina había decidido quedarse en casa para descansar de esos días de trabajo que la extenuaban hasta debilitarse. Su familia aprovechó el día de asueto para ir a la montaña, donde se deleitarían con un picnic, que llevaban tiempo planificando.

Ella era Secretaria en un bufete de abogados, su trabajo consistía en transcribir todo lo que se decía en los juicios. Siempre permanecía sentada y delante de una máquina, por lo que su cuerpo se entumecía por estar tanto tiempo en una sola posición.

Ese día había decidido no salir con la familia y  tampoco con sus amigas, lo dedicaría a dormir y descansar en su cama por un largo rato.

Ya eran como las nueve de la mañana, cuando algo la despertó. Era una sensación de calor muy placentera en su sexo y abriendo lo ojos se dio cuenta que un rayo de sol la abrazaba. Lo primero que pensó fue arrimarse o cerrar mejor las cortinas pero era una sensación tan caliente que prefirió seguir bajo ese rayo afrodisíaco.

Al ver que el ardor iba en aumento procedió a quitarse los pantaloncitos que llevaba y de esa forma el rayo incidía directamente en su clítoris. ¡Fue lo máximo! Comenzó a contorsionarse e iban aumentando sus ganas de tener un orgasmo, por lo que se levantó a buscar un vibrador, que meses atrás lo había  comprado junto a sus amigas, por eso de si le daban ganas y estaba sola.

Humedeciéndose la vagina y dejando que el sol siguiera su trabajo, procedió a encender el aparato. Los masajes que se daba hicieron que su apetito aumentara al cien por ciento. Ya era una loca que se acariciaba por todos lados y se ayudaba con los dedos rozando su clítoris. El calor que la abrazaba la hacía querer más y más. En una de esas no pudo aguantar y tuvo el orgasmo más exquisito que jamás hubiese tenido y luego vino otro y otro. Ya satisfecha y viendo que sus sentidos regresaban empezó hacerse una pregunta; ¿Por qué Francisco no me hace tener este tipo de orgasmo? ¿Por qué no se preocupa por conseguir el sitio donde exploto de placer? ¿Por qué tengo que recurrir a mi amigo el vibra para llegar a la gloria? Y lo peor es que si le comento algo, de una me dice que “Él sabe muy bien cómo se hacen las cosas” y se vuelve el cuento de nunca acabar, que si lo piensas bien podríamos decir que es el significado de “Frigidez” pero todas sabemos que no hay mujer frígida, sino mal atendida.

Hoy por lo pronto Cristina está satisfecha y posiblemente Francisco quede en el pasado ya que ella necesita a un hombre que quiera saber cómo, dónde y qué la hace llegar al cielo y si el amigo “El Vibra” aparece podría ser para satisfacerlos a los dos al mismo tiempo.



Carmen Pacheco
lasculpasylamuertedelamorii@hotmail.com
@Erotismo10
Instagram: lasculpasylamuerteamor69






I die for a kiss. A single kiss...






I die for a kiss
Of those who know glory
Those, that at the moment
They make you lose your memory.

I die for a kiss
For a kiss from you
The one who plucking my conscience
And it makes me travel through unknown worlds.

When was my last kiss?
Many moons have passed
Too many sighs have filled the bridge
The flapping of your lips is imperceptible.

About I've been committing a crime
My lips have wanted to enchant your mouth
Your breath I want it enveloping
And your saliva dampening my desires.

I want to feel your morbid tongue
In the search for my repressed cravings
He's so greedy, he doesn't think anything else
Just live on.





Carmen Pacheco
Lasculpasylamuertedelamorii@hotmail.com
@ erotismo10
Instagram: lasculpasylamuerteamor69

martes, 11 de julio de 2017

MUERO POR UN BESO, UN ÚNICO BESO...



Muero por un beso
De esos que saben a gloria
Esos, que en el momento
Te hacen perder la memoria.

Muero por un beso
Por un beso tuyo
El que despluma mi conciencia
Y me hace transitar por mundos desconocidos.

¿Cuándo fue  mi último beso?
Han pasado muchas lunas
Demasiados suspiros han colmado el puente
El aleteo de tus labios es imperceptible.

A punto he estado de cometer un delito
Mis labios han querido hechizar tu boca
Tu aliento lo quiero envolvente
Y tu saliva humedeciendo mis ganas.

Quiero sentir tu morbosa lengua
En la búsqueda de mis ansias reprimidas
Es tan golosa, que no piensa otra cosa
Sólo vivir encendida.






Carmen Pacheco
@Erotismo10
Instagram: lasculpasylamuerteamor69

viernes, 30 de junio de 2017

CUANDO ALEJARSE ES LO MÁS ACERTADO...






Ella dibujaba su alma en el aire
Pensaba, con alegría, que ésta se encontraba llena
Cuando un gorrión pasó por al lado y la movió
Haciendo que sus plumas se desprendiera al viento

Resulta que lo que ella imaginaba, que estaba Repleto había un total vacío
Siempre creyó que se encontraban allí
Sólo era su anhelo de ser feliz
Sus sueños se habían mantenido por hilos de Esperanza. 

El despertar es doloroso y a veces no lo entendemos
Pero es mejor vivir en la realidad y no desperdiciar la vida.
Quiso gritar para ver si volvían sus evocaciones
Y lo único que recibió fue el eco de sus lágrimas.

Recordó que había visto pasar un gorrión
Abrió bien los ojos y se percató de lo que le ofrecía
Sueños nuevos, pensamientos nuevos, esperanzas nuevas.
Cambió de rumbo y se acopló al viento que la empujaba con dulzura.

Sus besos pasaron por su mente, sus ojos se desvanecían entre las nubes
Su cuerpo ardiente fue como si el sol lo tapara
Sacudiendo su cuerpo alejó los recuerdos y se adentró en esa vida nueva.

No había marcha atrás
Era ella la que importaba ahora…



Carmen Pacheco
@Erotismo10
30 de junio de 2017




domingo, 25 de junio de 2017

ESTA NOCHE TE QUIERO MÍA...







Esta noche quiero acariciarte.
Justo al terminar las doce campanadas.
Sólo te pido que me esperes con ese camisón tejido.
Disculpa tienes razón soy un bruto en mis palabras.
Quiero que me esperes medio desnuda.
Que tus pechos estén erizados por el frío de la noche.
Que tu boca guarde el último sorbo de vino.
Para que al besarte, su calor ruede lentamente por mi garganta.
Y de esa forma sentir el arañar de tus uñas
Y el deleite de tus besos.

Esta noche quiero encontrarte desnuda.
Con tus piernas abiertas a mis deseos.
Con tus labios sedientos de mis entrañas.
Con la luna iluminando tus pezones.

Esta noche te quiero mía…





Carmen Pacheco
@Erotismo10
25 de junio de 2017
#Love, #sex, #Prohibited, #Couple, #Intense, #Sad, #Guilty, #Lover, #Death, #Gay, #Fear, #Europe, #Asia #África

viernes, 23 de junio de 2017

HOY PREGUNTARON POR TI...





Hoy preguntaron por ti y me pareció tan extraño.
No había compartido lo nuestro. Era nuestro secreto.

Caminé sobre los rieles de los recuerdos tratando de regresar algunos momentos que me hicieran entender la pregunta.

Hoy preguntaron por ti y noté que ya no estabas a mi lado.

Hoy preguntaron por ti y tu perfume envolvió mis recuerdos.

Cómo se dio cuenta que ya no estabas.
Traté siempre de ser muy cuidadosa. Ni yo sabía de tu ausencia.

Regresé corriendo a mi casa para veme en el espejo.

Me revisé por un buen rato y nada extraño apareció.

Mi cabello estaba igual de revuelto como siempre lo llevaba.

Miré mi ropa era la misma que acostumbro usar.

Baje la vista y observé mis zapatos, acompañantes fieles en  mis caminatas por los estrechos senderos de la vida.

Nada me decía el porqué de la pregunta, hasta que sin darme cuenta, volteé hacia el comedor y en el vidrio de la copa se reflejaron mis ojos. Allí encontré la respuesta.

Ellos estaban tristes. La luz que despedían, se había apagado. Ya no irradiaban amor.

Quise taparlos con mis manos y éstas ya no volaban al viento.
Las encontré vacías y sin movimiento.

Ahora entiendo por qué me preguntaron por ti.

Supusieron la existencia de un mago, el que mantenía la luz en mis ojos y el movimiento de mis manos, esas, que siempre fueron inquietas cuando estaban junto a tu cuerpo.


Hoy preguntaron por ti y una lágrima rodó…




Carmen Pacheco
@Erotismo10
23 de junio de 2017



jueves, 22 de junio de 2017

AMOR DE OTRA GALAXIA...






Estoy de acuerdo, en que todos en este planeta andan buscando la persona perfecta o ideal para compartir sus vidas. Nadie puede decir que ese tipo de expectativas les resbala por el perfil de la indiferencia. Esas personas son, en mi opinión, completamente hipócritas y disculpen mi forma de etiquetarlos pero todos en esta vida necesitan amar y que los amen. Creo que estamos de acuerdo en eso.

A quién no le gusta estar con esa persona que lee tus pensamientos y si no ha hecho el curso de telepatía por lo menos está tan atento a nosotros, que se antepone a nuestros deseos. Son extraterrestres, que fueron dejados en la tierra para ver quién era el feliz terrícola que lo encontraba. Sí amigas y amigos, ellos están entre nosotros. Se mueven en nuestro mundo y muchas veces los hemos tenido ante nuestros ojos y no les hemos puesto atención.

Son un tipo de personas que deambulan por el mundo tratando de magnificar su estadía en este planeta. Estoy segura que llegaron para realizar una misión y se me antoja que es una Misión de Amor. Hasta me atrevo a imaginar que ni ellos están al tanto de que no son de estas estrellas. Muchas veces se encuentran en situaciones, donde les extraña por sobre manera, la forma de actuar de muchas personas y sienten que no encajan en algunos círculos pero, sin saberlo, continúan en su caminar, con una meta en la mente.

Este tipo de personas se pueden unir con cualquier otro representante de la tierra pero esto no quiere decir que son felices. Recuerden que su misión es la de amar y brindar amor, de seguir un camino, el cual ellos piensan es el indicado para su elevación. Muchos no los comprenden y a veces hacen burla de su forma de ver la vida. Sólo aquel que llegue a conocerlos, en su ser más íntimo sabrá de lo hermosos que son en sus sentimientos.

Sucedió que una de estas personas llegó al pueblo donde vivía Marisol. Mujer joven y con una belleza inimaginable. Era la codicia de todos los que allí vivían. Las mujeres la envidiaban y celaban y para los hombres era un sueño, el ideal de mujer que todos querían tener en sus camas. Hasta el Padre de la parroquia volteaba para verla, cuando pasaba cerca de la Iglesia.

Marisol no había tenido novio alguno y eso que ya tenía diez y ocho años. Su madre la había educado en la honestidad y la pureza por lo que jamás estaría con un hombre, a menos que fuera la noche de su boda y escogido por su padre.

Todas las tardes Marisol bajaba al río para bañarse, siempre era acompañada por su madre o algún familiar. El padre de Marisol era la persona más importante del lugar, podríamos decir casi el dueño de todo lo que estaba a veinte mil kilómetros a la redonda por lo que su palabra era ley. Todo aquel que se atreviera a meterse con Marisol, lo refundiría en la cárcel y sin saber cuándo saldría. Está de más decir, que nunca estaba sola en el río, sólo esa tarde no la acompañaron. Había la preparación del santo del lugar y para el poblado, dicha fiesta era esperada todo el año. Esa tarde, cuando llegó al lugar donde se bañaría, caminaba por entre los árboles un hombre que no era de allí. Recorría el sendero buscando agua para llenar su cantimplora y así seguir camino hasta el caserío más cercano. El pueblo estaba pasando por un verano ardiente, sólo el río menguaba el calor de los lugareños pero ese día y a esa hora, sólo se encontraba Marisol dispuesta a darse su baño de rutina.  

El hombre se percató de su presencia y cautelosamente detuvo su andar. Agudizó la vista para saber quién estaba por el camino. Cual no es su sorpresa, al ver a una mujer despojándose de sus ropas y dejando al descubierto el cuerpo más hermoso que jamás había contemplado por todo su andar en esta vida. Sin hacer ruido se quedó observando cómo se bajaba la falda y la dejaba tirada en una piedra. Este hecho hizo que notara la escasa ropa interior que llevaba. Sus piernas morenas y bien torneadas le dieron la impresión de ser alguien que laboraba en el campo. En un instante quedó prendado. La blusa también salió volando hacia una rama y sus pechos quedaron al descubierto. Éstos parecían seres que emergían de un sueño de duendes y hadas. Fuertes, altivos, espigados y ciertamente apetitosos. Razones por las que merecían ser disfrutados en ese momento, pensó el que la acechaba.

Él no daba crédito a tanta belleza en un solo ser. Sin pensarlo se fue deslizando, cual serpiente al asedio y logró llegar por detrás de ella, sin que ésta se percatara. Al tomarla por la cintura hizo que sintiera las inmensas ganas que tenía de poseerla. Marisol, virgen aún, sintió cómo una braza ardiente se movía entre sus piernas. En ese momento, el caminante había decidido dejar a un lado sus pensamientos de celibato y olvidándose del tiempo que llevaba sin tener sexo, se fundió a ese cuerpo, con tanto furor que olvidó, por un momento, el por qué iba hacia el otro caserío.

Cómo podía dejar pasar esta oportunidad. Marisol representaba a esa mujer que tanto había esperado y pasando sus manos por delante de ella, aprisionó sus exuberantes pechos, con el miedo de que salieran volando cual palomas asustadas. En el lugar sólo se podía escuchar el cantar del río y la fuerte respiración de los que ya acostados en el suelo se buscaban para saciar el tiempo que había vivido, cada uno, sin el contacto de otra piel.

A lo lejos se oían voces de personas que buscaban a Marisol, ya había pasado el tiempo suficiente para que ella regresara al pueblo. A pesar de su excitación la penetraba con delicadeza y sus besos eran como un colibrí que revoloteaba dentro de la boca de Marisol. Estaban prendados, no querían separarse. Se movían al compás de sus corazones y el mundo había pasado a un nivel de menos importancia. Sus ojos no perdieron cada sacudida del otro. Se reconocían espiritualmente, definitivamente eran almas parecidas.

Ya están más cerca las voces y entre besos lujuriosos y manos inquietas que apretujaban con ganas de seguir sintiéndose. Empezaron a despedirse sin una palabra. Fueron sus ojos quienes se dijeron adiós, sabiendo que ese sería la única oportunidad de estar juntos. Marisol jamás supo que había estado con un ser de otra galaxia pero fue el único que supo cómo entrar a sus aposentos más recónditos y desde allí siempre lo espero en silencio.

A los meses del episodio libidinoso, Marisol comenzó a sentirse mal. Ya no comía, las mañanas fueron un desastre entre náuseas y mareos. Su padre no entendía qué le pasaba. Era la persona mejor vigilada en su alimentación. Siempre pensó que podría casarla con uno de los hijos del caserío más próximo. Eran gente acaudalada y su niña debía, según él, estar entre gente de bien. La abuela de la chica comenzó a entender las razones del malestar de Marisol. Un día la cazó vomitando y le dijo:
–Mi niña tú has estado con algún hombre del pueblo-
Marisol apenada asintió pero aclaró que no había sido con alguien del pueblo. La abuela dio un paso hacia atrás y poniéndose la mano en la boca salió corriendo para hablar con su hijo. Es en ese momento que Marisol entiende que ese caminante desconocido había dejado dentro de ella mariposas de colores.

Al tiempo nació una niña morena con ojos de cielo. Ella sería la continuación de los hombres de otra galaxia y de esa forma comenzarían a modificarse las forma de sentir del humano. Entenderían que sólo el amor puede hacerlos felices.

Me preguntas si lo que acabo de relatarte fue cierto. Yo diría que cada vez que alguien te acaricia como lo haría el ocaso cuando roza tu piel dejando un calor muy intenso en tu alma. Cuando alguien te besa como no queriendo salirse de esa comunión que brinda el intercambio de suspiros y de bellas sensaciones. Cuando te compenetras con ese ser que para ti es único en el mundo. Te puedo contestar que sí, lo que te relaté forma parte del verdadero amor y si no has sentido todo eso es porque no ha llegado a ti la persona que te hará soñar, aun sabiendo que no es para siempre, que durará un suspiro pero que permanecerá en ti hasta los confines del mundo.



Carmen Pacheco
@Erotismo10
22 de junio de 2017