jueves, 15 de junio de 2017

SIGUES ALLÍ, SILENTE E INDOMABLE...






Qué fácil fue para ti remover mis profundidades
De qué manera navegaste por mis cicatrices.
Cuan distante se hizo algún pasado que en mí viviera.
Que divino es verte disfrutar de mis oleajes.


No bastaron mil te quiero.
 Los besos fueron sábanas  que arroparon mis entrañas.
Mientras danzando de  pezón en pezón configurabas mis
Fantasías
Una gota de sudor rodó por esa espalda torneada
La que aceptó tantas caricias enloquecidas.


Pudiéramos estar lejos por mucho tiempo.
Mis manos podrían estar sin el roce de tu piel.
Sin embargo, mi espectro camina cual sueño errante.
Con tu vagabundo como jinete.


Sopla el viento y trae exaltaciones nuevas.
Vuelve a removerse ese sentimiento de ansiedad que no
Terminan por saciarse.
Sus manos no me acarician igual.
Sus besos no revolotean sobre mi lengua.


Peleo con este cuerpo que a pesar de no olvidarte
Disfruta de esas nuevas sensaciones.
¿Tendré que castigarlo en el rincón?
¿Darle de nalgadas para que sea serio?


Pero sus pechos pegados a la pared me excitan.
Sus caderas delineadas son devoradas por una boca fría
Que aparece en la pared.
Y sin poder evitarlo  voy hacia ella para tomarla
Entre mis brazos y la someto a mis deseos, que son los
Tuyos.


Ya rendida sobre mí ciento su dulce respirar que dice lo
Placentero que fue el encuentro.
 Y sonriendo deposita un dulce beso en mis labios
Indicando que no era lo que yo pensaba, sino lo que en
Realidad sucede en mis adentros.


Se desliza fuera de la cama mostrando su verdadero
Rostro. Nunca se fue. Siempre estuvo agazapada
 Esperando dar el Zarpazo.
Sentada de lado, me saluda con su sonrisa maliciosa
Mientras sorbe un trago de café.


Sólo la disfracé con otro nombre, con otro anhelo.
Cómo cuesta deshacerse de ella, cuando lleva tanto
Tiempo pegada a nuestro espejismo.


Hasta cuando Señora Soledad…





Carmen Pacheco
@Erotismo10
15 de junio de 2017