sábado, 15 de julio de 2017

UNA MAÑANA ERÓTICA EN LA VIDA DE CRISTINA....








Era un día como otro cualquiera. Cristina había decidido quedarse en casa para descansar de esos días de trabajo que la extenuaban hasta debilitarse. Su familia aprovechó el día de asueto para ir a la montaña, donde se deleitarían con un picnic, que llevaban tiempo planificando.

Ella era Secretaria en un bufete de abogados, su trabajo consistía en transcribir todo lo que se decía en los juicios. Siempre permanecía sentada y delante de una máquina, por lo que su cuerpo se entumecía por estar tanto tiempo en una sola posición.

Ese día había decidido no salir con la familia y  tampoco con sus amigas, lo dedicaría a dormir y descansar en su cama por un largo rato.

Ya eran como las nueve de la mañana, cuando algo la despertó. Era una sensación de calor muy placentera en su sexo y abriendo lo ojos se dio cuenta que un rayo de sol la abrazaba. Lo primero que pensó fue arrimarse o cerrar mejor las cortinas pero era una sensación tan caliente que prefirió seguir bajo ese rayo afrodisíaco.

Al ver que el ardor iba en aumento procedió a quitarse los pantaloncitos que llevaba y de esa forma el rayo incidía directamente en su clítoris. ¡Fue lo máximo! Comenzó a contorsionarse e iban aumentando sus ganas de tener un orgasmo, por lo que se levantó a buscar un vibrador, que meses atrás lo había  comprado junto a sus amigas, por eso de si le daban ganas y estaba sola.

Humedeciéndose la vagina y dejando que el sol siguiera su trabajo, procedió a encender el aparato. Los masajes que se daba hicieron que su apetito aumentara al cien por ciento. Ya era una loca que se acariciaba por todos lados y se ayudaba con los dedos rozando su clítoris. El calor que la abrazaba la hacía querer más y más. En una de esas no pudo aguantar y tuvo el orgasmo más exquisito que jamás hubiese tenido y luego vino otro y otro. Ya satisfecha y viendo que sus sentidos regresaban empezó hacerse una pregunta; ¿Por qué Francisco no me hace tener este tipo de orgasmo? ¿Por qué no se preocupa por conseguir el sitio donde exploto de placer? ¿Por qué tengo que recurrir a mi amigo el vibra para llegar a la gloria? Y lo peor es que si le comento algo, de una me dice que “Él sabe muy bien cómo se hacen las cosas” y se vuelve el cuento de nunca acabar, que si lo piensas bien podríamos decir que es el significado de “Frigidez” pero todas sabemos que no hay mujer frígida, sino mal atendida.

Hoy por lo pronto Cristina está satisfecha y posiblemente Francisco quede en el pasado ya que ella necesita a un hombre que quiera saber cómo, dónde y qué la hace llegar al cielo y si el amigo “El Vibra” aparece podría ser para satisfacerlos a los dos al mismo tiempo.



Carmen Pacheco
lasculpasylamuertedelamorii@hotmail.com
@Erotismo10
Instagram: lasculpasylamuerteamor69